La vida no cambia. ¡Cambias tú!

LA VIDA NO CAMBIA

Federico Cerrada

julio 22, 2021

La vida no cambia ¡Cambias tú!

 

A menudo me encuentro personas a pacientes o a alumnos de mis formaciones, que me dicen: Fede, la vida no cambia.

 

¡Así es! – les contesto.

 

Y es que la vida no cambia. Ni necesita cambiar porque la vida es neutra. La vida es lo que es y lo que haces con ella es lo que eres tú.

 

La vida es vida, es inteligencia, es la fuente desde donde surges, la que te sostiene y te permite vivir. No la conoces, pero sí la puedes ir descubriendo. ¿Cómo? A través de ti. Conociendo lo que eres.

 

¿Qué es lo que eres?

 

Pero, para pode saber qué es lo que eres, primero debes saber lo que no eres.

 

Y no eres tan solo un cuerpo físico, tampoco eres tus pensamientos, ni tus sentimientos, ni tus creencias.

 

Por lo tanto, no puedes describirte con palabras. Nada concreto que puedas describir sobre ti puedes ser tú.

 

Entonces, no te creas todo lo que te cuentas de ti. Tan solo es la idea que tienes sobre ti mismo. Pero es eso, tan solo, es una idea.

 

Posibilidades

Una vez escuché esto: cuando dos personas se encuentran, se dan seis posibilidades:

 

  1. lo que tú piensas del otro,
  2. lo que el otro piensa de ti,
  3. lo que tú piensas de ti,
  4. lo que el otro piense de él mismo,
  5. lo que tú eres realmente,
  6. lo que el otro es realmente.

 

 

Por lo tanto no es un problema hacerte una idea de cómo eres o como vives lo que vives, si ello no te genera conflicto, ni sufrimiento, ni te limita.

 

Pero ¿Qué pasa si aquello que piensas sobre ti o sobre la vida te genera sufrimiento o te limita? o ¿si la manera que tienes de responder ante los acontecimientos que suceden en tu día a día, es con estrés?

 

Lo que te puede pasar es que no muevas ficha, que no cambies ningún aspecto de tu vida, que te estanques y no fluyas hacia donde la vida te está esperando.

 

Puede que tengas algún síntoma, tal vez se desarrolle alguna enfermedad, te sientas mal pierdas la alegría de vivir, sufras, etc.…

 

Cuando entras en esta dinámica y ves que todo sigue igual, entonces dices: Fede la vida no cambia…

 

Y llevas toda la razón, no cambia porque para generar algún cambio primero debes hacerlo en ti.

Tú eres el cambio.

 

 

¿Y cómo lo hago? ¿Cómo cambio?

 

Así, siendo consciente de QUÉ ERES, para eso necesitas pararte y situarte del lado del observador ¿lo recuerdas? Te hablé de ello en un email anterior.

 

Situarte del lado del observador no te identificarás con tus pensamientos ni con tus sentimientos ni con tus creencias. Te darás cuenta de que el observador siempre se mantiene neutro, sereno, en paz.

 

Ese observador es el puente, el trampolín para el cambio.

 

Desde ahí cambias tu ser y desde el ser sabrás que es lo que tienes que hacer.

 

Ser y hacer se convierten en las puertas del cambio, donde la vida se sigue mostrando como es pero al mismo tiempo se muestra tan diferente a tus ojos… desde tu nuevo tú.

 

Federico Cerrada. Te invito a experimentar una nueva realidad hacia el bienestar.

 

 

Descarga mi E-book de regalo «3 propósitos de vida que REVOLUCIONARÁN tu salud y bienestar» pinchando aquí.

e-book gratis

Quizá también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.