Cómo trabajo en consulta

Trabajo en consulta

Federico Cerrada

octubre 7, 2021

Si tuviera que decirte cuál es la pregunta que más veces me han hecho en consulta, sin duda, sería esta:

 

Fede, pero ¿qué me haces?

 

Cuando me hacen esta pregunta, ¿sabes qué es lo primero que aparece en mi cabeza? el siguiente pensamiento: ¡y por dónde empiezo! 😊

 

Resulta complejo explicar en unos pocos minutos qué es lo que hago en consulta. Sería como preguntarle a un bróker cómo se opera en bolsa o a un cirujano cómo se trasplanta un corazón o a un ingeniero cómo se construye un barco.

 

¡Y además que comprendas eso que te cuentan!

 

Entiendo que tengas siempre la curiosidad de comprender y conocer porque la confianza que se deposita en el profesional, en parte, deriva de ello.

Por este motivo, hoy he decidido hablarte de cómo trabajo en consulta.

 

Lo primero que hago es escuchar lo que me cuentas, cuál es el motivo de tu consulta, qué es lo que te pasa.

 

Esto de entrada me puede dar pistas de aquello que puede sucederte, pero mi verdadero saber aparece cuando te tumbas en la camilla y hago un ligero contacto con mis manos en tu cuerpo.

 

En este momento se produce un acto de comunicación. ¡Sí! La palpación aquí se convierte en un acto de comunicación entre tu conciencia y la mía, entre tu cuerpo y el mío.

A través de mi atención consciente puedo observar qué partes de tu cuerpo tienen una alteración en su funcionamiento. Esto me permite saber la relación entre ese funcionamiento y tu motivo de consulta.

 

Una vez que tengo claro cómo se expresa tu cuerpo, cuál es su funcionamiento, lo pongo en relación con diversas causas: nutritivas, emocionales, toxinas, dinámicas de vida familiares, etc. Esto me permite saber la relación entre tus síntomas, malestares o enfermedades, y el comportamiento que hay detrás de ello.

 

Si tu cuerpo lo considera, y ¡escucha esto atentamente! Si tu cuerpo lo necesita, entonces su inteligencia, su conciencia de vida, me propone que te ayude. Es aquí cuando desplazo mis manos por las diferentes partes que tu cuerpo quiere que trate. Yo soy el que hace, tu cuerpo el que me dirige. Tu conciencia celular sabe qué es lo prioritario y lo importante, yo tan solo dirijo el tratamiento hacia donde tu cuerpo me propone.

 

En este momento hay una inteligencia que se ocupa de los cambios y lo hace a través de mí, a través de mi contacto manual, de la palpación, de este acto de comunicación.

 

Cuando esta inteligencia, que también podemos llamar energía, está actuando, puedes sentir que algo ocurre en tu cuerpo. Aquí las experiencias son muy diversas, desde que se reproduzcan tus síntomas, que sientas como tus manos, piernas y/o brazos se quieren mover, que todo te pese, que sientas que te elevas, que te marees, que te angusties, que te falte la respiración hasta que te den ganas de llorar, etc.

 

Esto sucede porque se está actuando sobre tus dificultades, sobre las informaciones que hay detrás de tus síntomas.

 

Al terminar la sesión, tal vez, tu cuerpo necesita que generes algunos cambios en tus hábitos de vida. Aquí también acompaño y recomiendo aquello que te puede seguir ayudando.

Y que puede ser hacer ejercicio, no tomar tóxicos, modificar algún aspecto en tu alimentación, descansar más, meditar, cambiar la forma en la que te relacionas con tus emociones, ayudarte a darte cuenta cómo una determinada dinámica de vida te genera ese conflicto, etc.

 

Hace años que dejé de interpretar lo que le pasa a mi paciente. He pasado de interpretar a observar, a atender desde una palpación a la que llamo palpación consciente. Así el diagnóstico es más verdadero, más fiable.

 

El cuerpo siempre habla, siempre cuenta lo que le pasa y lo que yo hago es escucharle.

 

 

Federico Cerrada. Te invito a experimentar una nueva realidad hacia el bienestar.

 

 

Descarga mi E-book de regalo «3 propósitos de vida que REVOLUCIONARÁN tu salud y bienestar» pinchando aquí.

 

e-book gratis

Quizá también te interese leer…

5 enseñanzas de vida

5 enseñanzas de vida

Las 5 enseñanzas de vida donde tú eres el maestro. A día de hoy reconozco a dos grandes maestros, uno es mi propia vida y el otro es la vida de los demás.   Hoy te hablo de lo que he aprendido de mi experiencia como profesional de la salud. En este contexto, voy...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *