Cambiar el texto o el contexto

Cambiar el texto o el contexto

Federico Cerrada

febrero 10, 2022

Cambiar el texto o el contexto es clave para dar solución a la biología que activa tu cuerpo en momentos de estrés.

Vemos el caso de un amigo.

Recibo una llamada el pasado jueves que no puedo atender porque estaba trabajando en consulta. Al terminar veo que un amigo me ha llamado varias veces. Le llamo y me pregunta si le puedo hacer, lo antes posible, un hueco en mi apretada agenda de citas.

Le recibo al día siguiente en consulta, a primera hora de la mañana, en el único hueco que tenía libre ese día.

Me cuenta que lleva unos días con sensación rara en el estómago, que no tiene ganas de comer, que está decaído y que no puede trabajar ni concentrarse. Que lo que le apetece es estar en la cama y no levantase. Me cuenta que nunca le había pasado algo así.

En cuanto escucho esto como terapeuta ya intuyo lo que está pasando. La biología siempre habla.

Ante una situación de estrés que no resuelves en el tiempo, el cuerpo se adapta a la vida. ¿Cómo lo hace?

 

Síntomas de adaptación del cuerpo

 

  • Inhibiendo la digestión, el cuerpo sabe que ante el peligro no puede pararse a comer y menos a digerir aquello que comes. De ahí que no tengas ganas de comer.
  • Activando al sistema inmune, el encargado de defendernos frente a los peligros. Este sistema para mantenerse activo necesita energía. ¿Dónde la consigue? Robándola del cerebro, de ahí que no puedas concentrarte, que no puedas pensar con claridad.
  • Inhibiendo el movimiento, por eso no tienes ganas de moverte y lo que quieres es estar tumbado, en silencio y que nadie te moleste.
  • Apareciendo una sensación de desanimo e intranquilidad. No hay motivación ni ilusión por hacer nada porque se eleva en sangre un cóctel de moléculas ligadas al estrés que alteran los niveles de dopamina, serotonina y gaba, las moléculas relacionadas con las sensaciones de bienestar, relajación y la calma.

 

¿Esto es una buena respuesta? ¡Sí, sí lo es! Como lo oyes. Es una correcta adaptación a la vida ante una situación de estrés mantenido en el tiempo.

Lo sé, no te gusta sentirte así. Pero lo cierto es que es la mejor respuesta que encuentra tu cuerpo ante esta situación de vida.

Aunque puedes hacer algo para dar solución a esa circunstancia que te genera estrés.

Mira, aquello que más estresa a tu cuerpo es la relación entre el texto y el contexto.

  • El texto es lo que tú eres, tu identidad, tu personalidad.
  • El contexto es aquello con lo que te relacionas, la sociedad, la familia, el trabajo, los amigos, en definitiva, el entorno en el que vives.

 

Cuando te enfrentas ante una circunstancia estresante en el tiempo puedes cambiar el texto o cambiar el contexto. Es decir, o cambias tú o cambias aquello con lo que te relacionas.

¿Y de qué depende que elijas cambiar uno u otro? Lo vemos con dos ejemplos

 

Dos ejemplos

 

1. Imagina que muere un familiar muy cercano. Este hecho no depende de ti. Si lo sucedido te genera estrés debes cambiar como vives ese hecho. Tendrás que aceptar lo sucedido y liberar las emociones que vivas. Aquí cambias el texto, cambias tú.

 

2. Si aquello que te causa estrés está ligado a tu trabajo porque han cambiado a tu jefe en la empresa y al nuevo no le soportas, o tienes una relación mala con los compañeros, o no te motiva tu trabajo porque la finalidad de la empresa ha cambiado y ya no va contigo, entonces, tal vez, debas cambiar, dejar ese trabajo. Aquí cambias el contexto.

 

Recuerda que el cuerpo siempre se adapta a la vida. Si como lo hace te causa enfermedad, malestar o sufrimiento ya sabes que puedes darle solución: cambiando tu texto o cambiando tu contexto.

 

 

Federico Cerrada. Te invito a experimentar una nueva realidad hacia el bienestar.

 

 

Descarga mi E-book de regalo «3 propósitos de vida que REVOLUCIONARÁN tu salud y bienestar» pinchando aquí.

 

e-book gratis

Quizá también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.