Curar a veces, aliviar a menudo, consolar SIEMPRE. Compasión

CONSOLAR

Federico Cerrada

agosto 31, 2021

Compasión “Curar a veces, aliviar a menudo, consolar siempre”.

 

Esta frase que el médico francés Adolphe Gubler utilizaba con frecuencia es perfecta para introducirte la metaemoción de la que quiero hablarte hoy.

 

Cuando me preguntan. Fede ¿Qué es lo que más te llama la atención de tu experiencia clínica?

 

Siempre respondo lo mismo, el sufrimiento del ser humano.

 

Es una característica común en todas las personas.

Los humanos sufrimos. El sufrimiento es una experiencia que aparece en nuestras vidas antes o después.

 

Hoy te hablo de la metaemoción implícita en las últimas palabras de la frase de Gubler “Consolar siempre”. Hoy hablamos de La Compasión.

 

Empezamos definiendo qué es la compasión.

 

Qué es la Compasión

 

La compasión es la experiencia sincera de mostrarte cálido y comprensivo con el sufrimiento en uno mismo y en los demás.

 

El consuelo va unido al sufrimiento.

 

La vida es como es, VIDA. Aquello que nos sucede a ti y a mí, está sucediendo tal cual. Resistirse a lo que está ocurriendo genera y mantiene tu sufrimiento.

 

La compasión es una metaemoción profundamente transformadora porque nos devuelve a la quietud, a la paz que se esconde detrás de todo sufrimiento.

 

Es la calma después de la tempestad.

 

Quiero que lo veamos desde el punto de vista científico.

 

Desde la ciencia

 

Existen tres áreas cerebrales que se relacionan con la compasión y un circuito neuronal que lo sustenta.

 

  • Sistema de calma, satisfacción y seguridad: relacionado con dos neurotransmisores; opiáceos endógenos que influyen en nuestro bienestar físico/emocional y la oxitocina, también llamada la hormona del amor.

 

  • Sistema de amenaza y protección (miedo, ansiedad, enfado, asco) depende de otros dos neurotransmisores la adrenalina y el cortisol.

 

  • Sistema del logro. Ligado a la dopamina (neurotransmisor).

 

 

La sociedad actual tiene el sistema de amenaza (miedo, autocrítica) y el sistema del logro (consumo y posición social) aumentado, mientras que el sistema de calma, satisfacción y seguridad se encuentra disminuido.

 

La neurociencia ha demostrado que la compasión nos devuelve a la calma y a la satisfacción, teniendo la capacidad de contrarrestar a los sistemas de amenaza y del logro.

 

Todos los estudios parecen indicar que la práctica de la compasión no solo aumenta la felicidad y la autoestima, sino que también cambia la estructura y la función del cerebro, generando cambios en nuestra conducta y en nuestra experiencia subjetiva.

 

Modula marcadores biológicos causantes de enfermedades como la depresión, la ansiedad, la inflamación sistémica, la inflamación neuronal…

 

 

Te invito a que empieces primero a practicar la compasión en ti.

Después sobre un ser querido.

Y por último sobre alguien desconocido.

 

 

 

Federico Cerrada. Te invito a experimentar una nueva realidad hacia el bienestar.

 

 

Descarga mi E-book de regalo «3 propósitos de vida que REVOLUCIONARÁN tu salud y bienestar» pinchando aquí.

 

e-book gratis

 

Quizá también te interese leer…

¿Puedes dejar de ser tú?

¿Puedes dejar de ser tú?

Esta pregunta - ¿Puedes dejar de ser tú? - me genera curiosidad e incertidumbre, y me lanza al descubrimiento del significado de vida del ser humano.   Sabes, llevas toda tu vida construyendo tu identidad con la que te relacionas contigo mismo y con el mundo que te...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *