El ser humano… ¿Necesita un medicamento para no tener sed?

Federico Cerrada

agosto 26, 2021

Llevo más de 20 años observando al ser humano, a personas como tú, y he comprobado cómo cada comportamiento (desde lo físico a lo espiritual) tiene sus consecuencias.

 

Mi interés siempre ha estado puesto en saber por qué te pasa lo que te pasa (aquí me voy a incluir) por qué nos pasa lo que nos pasa. Cómo dar solución al sufrimiento, al malestar o a la enfermedad y cómo vivir una vida plena conectada con aquello que somos.

 

De aquí surge la idea para escribir este nuevo artículo.

 

¿Te imaginas un ser humano que no quiere vivir el dolor?

¿Te imaginas un ser humano que no quiere vivir su tristeza?

¿Te imaginas un ser humano que no quiere vivir su malestar, enfermedad o sufrimiento?

¿Te imaginas un ser humano que en definitiva no quiere vivir su vida?

 

¿Sabes qué hace un ser humano?

 

Te lo voy a contar porque lo he visto miles de veces.

El ser humano para todo lo que le pasa ha encontrado un remedio llamado “medicamento”. Se queja de aquello que le ocurre y tiene miedo al cambio.

 

Ahora me gustaría que te imaginaras una persona que cuando tiene sed no quisiera tener sed, que cuando tiene hambre no quisiera tener hambre o que cuando tiene sueño no quisiera tener sueño…

Y que, para solucionar el síntoma de la sed, el hambre o el sueño, tomara un “medicamento”. ¡Alucinante! ¿Verdad?

 

La sed, el hambre, o el sueño al igual que el sufrimiento, el malestar o la enfermedad no son más que síntomas que están solicitando que realices una acción.

 

Así como la sed pide que bebas agua, el hambre que comas y el sueño que duermas, el sufrimiento, el malestar y la enfermedad piden que actúes.

 

Te están mostrando que debes seguir comportándote como un Homo Sapiens. Que tal vez debes cambiar alguna dinámica en tu vida, tal vez te estén invitando a ser consciente de aquello de lo que no estas siendo consciente.  Tal vez debas redirigir tu vida hacia otro lugar, cambiar el rumbo.

 

¿Cómo puedes ser consciente?

 

  • Recordando cómo vivíamos cuando habitábamos en cavernas, cuando éramos Homo Sapiens. Bebíamos agua cuando teníamos sed, comíamos alimentos, que nuestra genética conocía, cuando teníamos hambre (alimentos evolutivos), nos movíamos, no podíamos estar quietos, descansábamos cuando estábamos cansado y resolvíamos nuestro estrés a tiempo.
  • Observando qué patrones mentales y emocionales tienes. Debes vivir tus emociones e ir más allá de tu personalidad si es que esta te genera conflicto.
  • Amando aquello que no estás amando. Cambia todo patrón de comportamiento que no te conduzca a la calma, a la paz.
  • Siendo fiel a lo que verdaderamente eres y actuando en consecuencia. Se honesto contigo mismo y trasciende las normas culturales, sociales o familiares del momento, si así fuera necesario.
  • Viviendo tus sueños sin perder el único momento en el que existen, que es siempre ahora.
  • Atreviéndote al cambio. Que no te cuenten cómo transformar tu vida y como saber quién eres, experiméntalo por ti mismo.

 

Ahora ¿te imaginas un ser humano que sabe ser un ser humano?

 

Espero que cada día estés un paso más cerca de saberlo y de serlo.

 

 

 

Federico Cerrada. Te invito a experimentar una nueva realidad hacia el bienestar.

 

 

Descarga mi E-book de regalo «3 propósitos de vida que REVOLUCIONARÁN tu salud y bienestar» pinchando aquí.

 

e-book gratis

 

Quizá también te interese leer…

5 enseñanzas de vida

5 enseñanzas de vida

Las 5 enseñanzas de vida donde tú eres el maestro. A día de hoy reconozco a dos grandes maestros, uno es mi propia vida y el otro es la vida de los demás.   Hoy te hablo de lo que he aprendido de mi experiencia como profesional de la salud. En este contexto, voy...

leer más
No eres un diagnóstico

No eres un diagnóstico

No eres un diagnóstico, no eres una diabetes, una hipertensión, un cáncer o una depresión. Eres algo mucho más grande que un limitado diagnóstico, eres algo mucho más profundo.    Desde mis comienzos como profesional de la salud, hace más de dos décadas, siempre me he...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *