¿Puedes dejar de ser tú?

Dejar de ser tú

Federico Cerrada

septiembre 23, 2021

Esta pregunta – ¿Puedes dejar de ser tú? – me genera curiosidad e incertidumbre, y me lanza al descubrimiento del significado de vida del ser humano.

 

Sabes, llevas toda tu vida construyendo tu identidad con la que te relacionas contigo mismo y con el mundo que te rodea. Esta identidad es el mapa con el que te mueves por la vida.

 

Es esa identidad la que te genera conflicto, sufrimiento y enfermedad.

 

Porque ¿Sabes una cosa? Todos los humanos sufrimos y tenemos nuestras inseguridades y miserias. 

 

El cerebro de un adulto humano está más que frito de ideas, interpretaciones y creencias acerca de uno mismo. A medida que pasan los años, hay más información en tu cabeza acerca de quién crees ser y por eso te resulta muy difícil generar cambios. Por la misma razón, te aparecen los mismos conflictos, síntomas, pensamientos y emociones.

 

Toda esta información de quién crees que eres, condiciona tu vida, te limita a una forma de vivir, a una identidad… la tuya.

 

¿Qué tal te va? Te contesto yo, casi seguro, que te va como a todo el mundo, con tus conflictos, tus miedos y tus inseguridades. Cada uno tiene sus propias trampas y vive sus propias luchas. Y el cuerpo es el lugar donde se manifiestan.

 

La batalla contra ti mismo genera sufrimiento y enfermedad.

 

Aunque me voy dando cuenta de que la vida no va de tener salud, vivir en paz o ser feliz. Esto son, tan solo, consecuencias. La vida va de vivirla y descubrirte a cada paso.

 

Cada uno hace su recorrido ¿Cómo quieres que sea el tuyo?

 

La magia comienza con la ignorancia de no saber quién eres.

La vida es el escenario del juego.

La ignorancia es la puerta de entrada a la sabiduría, al conocimiento.

 

Atrévete a mirar más allá de quién crees ser, cuestiónate, cuestiona tu realidad.

Observa tu vida porque en ella descubrirás la llave de los cambios.

 

Una nueva decisión te conduce siempre al cambio.

Una nueva mirada a tus emociones, a tus pensamientos, a tus creencias o a tus comportamientos, cambiará la forma con la que te relacionas con todo ello.

 

Imagina ser consciente de que siempre has vivido tus propias creencias e interpretaciones acerca de ti y de lo que te sucede. Eso es revelador porque sabes que puedes elegir otra cosa.

 

El cambio está en la nueva elección de cómo te miras a ti y al mundo en el que vives.

 

No es intención de este post que te líes la manta a la cabeza y empieces a hacer cambios en tu vida, como dejar tu relación de pareja, tu trabajo, el lugar donde vives o cambiar tus amistades. Si no, más bien, que comiences a darte cuenta de que aquello que eres, de que cómo vives está condicionado por quién crees ser y eso, en muchas, ocasiones te limita.

 

El conflicto siempre apunta dentro de ti, y no fuera.

 

¿Puedes ser otra cosa? Sí. Y lo cierto es que ya lo eres, lo que sucede es que estás ciego y no lo ves aún.

Adquieres otra identidad cuando te haces consciente y dejas de resonar con todo aquello que te genera conflicto, dolor y sufrimiento.

 

Para verlo tienes que ir más allá de tu personalidad. Mirarte desde fuera para observar todos tus comportamientos, y decidir, si lo consideras, hacer una nueva elección.

 

 

Investiga más a allá de lo que crees ser, porque descubrirás que también eres lo que aún no sabes que eres. ¡Da un salto a ese nuevo tú!

 

 Te puedes preguntar- ¿Cómo lo hago?-  y mi respuesta es que lo descubrirás a través de tu experiencia de vida. Ese será tu aprendizaje.

 

 

 

Federico Cerrada. Te invito a experimentar una nueva realidad hacia el bienestar.

 

 

Descarga mi E-book de regalo «3 propósitos de vida que REVOLUCIONARÁN tu salud y bienestar» pinchando aquí.

 

e-book gratis

Quizá también te interese leer…

La enseñanza de una avispa

La enseñanza de una avispa

Hoy quiero compartir contigo la enseñanza de una avispa. Quizás, te parezca algo extraño o incluso curioso, pero verás que no lo es. Y que un insecto tan pequeño, y en apariencia tan molesto, tiene mucho que mostrarnos.   Estaba comiendo en la terraza de mi casa,...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.