Nos relacionamos con la vida mediante comportamientos, algunos de ellos heredados y otros adquiridos a través de la experiencia y el aprendizaje. Utilizamos la mente para procesar la información que nos viene de nuestra experiencia diaria y generar comportamientos para adaptarnos al medio en el que vivimos. Te propongo en este artículo que hagas de tu mente un hábito saludable.

 

Nuestra salud y bienestar dependen de la elección de cada comportamiento

 

Nuestra salud y bienestar dependen de la elección de cada comportamiento. La mente desarrolla pensamientos que condicionan nuestra vida interna biológica y la relación con el mundo externo.

Los genes no tienen la posibilidad de activarse o desactivarse solos. Es el entorno el que lo produce. El entorno también son nuestros pensamientos. Somos los dueños de nuestra actividad genética. Las células entienden nuestros pensamientos y actúan.

Según la revista New Scientist (revista internacional de divulgación científica), tenemos unos 10 elevado a 80.000.000.000.000 pensamientos a lo largo de nuestra vida. Unos 70.000 pensamientos diarios, muchos de los cuales no son conscientes y la mayoría nos generan conflicto.

 

Somos un producto de patrones aprendidos desde el nacimiento

 

Somos un producto de patrones aprendidos desde el nacimiento. El cerebro es neutro y lo vamos moldeando con el aprendizaje. Por eso cada persona tenemos una forma de ver y entender la vida y esto puede ser una virtud o una limitación. 

La mente le dice a nuestra biología lo que está pasando en el mundo y lo que debemos hacer para ajustarnos a esos eventos. Y decidir si debe activar el mecanismo de protección o el mecanismo de crecimiento y reparación.

Cuando pensamos que el entorno contiene amenazas, cuando nos hallamos bajo estrés, miedo, ansiedad o depresión, activamos el modo de protección. Si estamos constantemente en protección aparecerá el sufrimiento o la enfermedad.

Cuando nos sentimos en calma y seguros, nuestra biología activa el modo de crecimiento, nuestro cuerpo mantiene su integridad, nuestras células se dividen con normalidad y todas nuestras funciones orgánicas operan óptimamente. 

 

La vida es lo que es y lo que pensamos

 

La vida es lo que es y lo que pensamos y hacemos con ella es lo que somos nosotros. Podríamos afirmar que hay un pensamiento para la salud y el bienestar y otro para la enfermedad y el sufrimiento. Es por ello importante que hagas de tu mente un hábito saludable.

¿Qué hacemos con la mente cuando experimentamos una situación adversa?

 

Te lo cuento en el siguiente artículo.

 

Federico Cerrada

No dudes en solicitar información sobre mis cursos y talleres pinchando aquí.