¡Es muy difícil enfermar! Esta expresión que leí hace algunos días me llamó la atención por estar totalmente de acuerdo con ella.
El cuerpo posee mecanismos de ajustes increíblemente sofisticados. Lo fácil es estar sano y para ello hay que tener hábitos y comportamientos saludables.En este artículo hablaré de un comportamiento saludable; el ayuno intermitente.

Nuestra genética no ha cambiado en 100.000 años. Hemos heredado comportamientos que nos han hecho evolucionar como especie. Nuestros ancestros Homo Sapiens vivían en sociedades de cazadores recolectores. La dificultad en encontrar alimento generaba periodos de bajo suministro de nutrientes, a este hecho hay que añadir el coste de energía derivado de la búsqueda del alimento (caza y recolección) y en este contexto hemos evolucionado como especie. Es decir nos movíamos antes de comer y pasábamos tiempos prolongados entre cada ingesta de comida.

El ayuno intermitente tiene grandes beneficios para la salud y el bienestar, probablemente por imitar el comportamientos de nuestros ancestros Homo Sapiens.

¿Qué es el ayuno intermitente?

 

El ayuno comienza aproximadamente 4 horas después de la última ingesta. Existen muchos tipos de ayuno. La propuesta que suelo recomendar es comer entorno a las 12:00 de la mañana (12:00-14:00 h) y cenar entorno a las 19:00-20:00 h considerando la comida la ingesta nutritiva más importante del día. Diversos estudios científicos han demostrado cómo es más saludable comer pocas veces mucho que muchas veces poco. Al hacer dos comidas al día debemos asegurarnos de comer la calidad y cantidad de nutriente adecuada en hidratos de carbono, proteínas y grasas.

 

¿Qué beneficios tiene el ayuno intermitente?

 

Existen grandes beneficios para la salud y el bienestar del ayuno intermitente. A continuación enumero algunos de estos beneficios:

  •  Modula al sistema inmune.
  •  Calma los ejes de estrés.
  •  Reduce los daños causados por el estrés metabólico.
  •  Mejora la sensibilidad de diversas hormonas como la insulina y la leptina.
  •  Consume grasa corporal.
  •  Ayuda al crecimiento muscular.
  •  Mejora el rendimiento físico e intelectual.
  •  Favorece la regeneración celular.
  •  Ayuda a mantener las neuronas en buen estado.
  •  Mejora la flora intestinal.
  •  Mejora el estado de ánimo.

 

Federico Cerrada

No dudes en solicitar información sobre mis cursos y talleres pinchando aquí.