Antes de nada quisiera darte la bienvenida personalmente a mi blog y agradecerte el interés que muestras al estar leyéndome. Inicio con este primer documento una serie de artículos que iré escribiendo sucesivamente relacionados con la vida, la salud y bienestar de las personas.

 

Comenzamos un viaje para mejorar la salud y bienestar

 

Comienzo así, un viaje con ciencia y conciencia, desde la materia a la energía descubriendo un modelo para una vida más consciente y saludable.

Sin plantearte ninguna expectativa te propongo ir leyendo acerca del conocimiento a veces científico y otras empírico que he ido desarrollando durante más de 20 años de trabajo como profesional de la salud.

Conocimiento para que te preguntes, te cuestiones y seas más consciente de aspectos de tu vida relacionados con tu salud o tu enfermedad y con tu sufrimiento o tu bienestar.

Hablar de salud y bienestar es hablar de la vida. Y de la vida, aunque cada vez más, sabemos muy poco. Richard Feynman premio nobel de física decía:

Prefiero tener la incertidumbre de la duda que creer en cosas que sean falsas

 

En una entrevista le preguntaban ¿Cómo puede usted vivir sin saber? Y contestaba, “yo no sé lo que quieren decir. Yo siempre vivo sin saber. Eso es fácil. Lo que yo quiero saber es como llegan ustedes a saber”.

 

El conocimiento en sí, no tiene valor real

 

El conocimiento en sí no tiene valor real si todo lo que alguien puede decirme es lo que sucedió ayer. Si algo no es científico, si no puede someterse al test de la observación no significa que esté muerto, ni que sea falso o estúpido.

La duda debe ser bienvenida como posibilidad de un nuevo potencial para los seres humanos. La duda es claramente un valor en las ciencias.

 

En conclusión

 

Quisiera terminar este primer artículo presentando las siguientes ideas que iré desarrollando en las siguientes publicaciones:

  • La salud y la enfermedad no son una cuestión de mala o buena suerte genética. Es una cuestión de hábitos. Suponen una actitud. En definitiva una decisión.
  • La realidad no es como la percibimos. Nuestra realidad puede ser muy diferente a como la pensamos.
  • La relación que tengo conmigo mismo y con la vida determina mi sufrimiento y dolor o mi paz y bienestar.
  • Si tuviéramos que señalar en que momento sucede la vida, diríamos que siempre sucede ahora.

Gracias.

Federico Cerrada

No dudes en solicitar información sobre mis cursos y talleres pinchando aquí.